Nacido en Brasil y nacionalizado español, Luiz Simoes vive y trabaja en Barcelona desde 1986.



Selección de exposiciones e instalaciones

2015 Prophetia - PROST. En colaboración con a artista Sabina Simon. Fundación Joan Miró, Barcelona
2014  Artphilein Collection on display - Emptiness. Artphilein Foundation Lugano
2012 PROST. En colaboración con Sabina Simon para el Untergangart Event. Kunsthalle - Museumsquartier, Viena
2011 Selected Works. Gassmann, Zürich
2011 Música para 18 coisas & Requiem para 2 Basuróphonos. Dia Internacional dos Museus. ARTIUM, Vitoria
2010  Artista invitado, Viola-Me and Música para 18 cosas. Il Corpo Violato, Turín
2009  Artista invitado, Hot Art Basel 09, Basel
2009  Artista invitado, Las Cosas. 10ª Bienal de La Habana
2009  VERTIDOS. Centro Cultural Puertas de Castilla, Murcia
2008  VERTIDOS. Galería Blanca Berlín, Madrid
2008  Arco 08, Mi propuesta. Colectiva Galería Joan Gaspar, Madrid
2007  Silent Escape. Galería H2O, Barcelona
2006  VERTIDOS. Brasilea Foundation, Basel
2006  SymmetroS. Brasilea Foundation, Basel
1998  Around the Himalayas. Museu da República, Rio de Janeiro
1998  Around the Himalayas. Museu da Imagem e do Som, São Paulo
1996  Voices. Instalación audiovisual en el metro de Barcelona. Año Europeo contra el racismo
1992  SymmetroS. Galeria Fotoptica, São Paulo
1992  SymmetroS. Fundação CSN, Volta Redonda, Rio de Janeiro
1991  13 Fotógrafos 13 fotos. Colectiva, Galeria 110, Rio de Janeiro
1990  Landscape for a future earth. Galeria Collectors, São Paulo
1989  Abstract Landscape. Galería Railowsky, Valencia
1988  Glaciares Alucinógenos. Galería Tartessos, Barcelona

 

Por Pepe Font de Mora - Fundación Colectania, Barcelona

Me unen muchas cosas con Luiz Simoes y lo admiro por otras tantas, pero lo que más me fascina de su carácter y su obra es la capacidad de sorprender.

Los magníficos encuadres en su colección Silent Escape sobrecogen, transmiten el silencio y la soledad desde un punto de vista sutil; no está nunca ni demasiado lejos ni demasiado próximo, en el complejo ejercicio de equilibrismo entre técnica y expresión.

10 tríptics, en la que reflexiona sobre la desnudez del pensamiento, es una serie al uso: cerrada, contundente, brillante. Como en las buenas narraciones cortas, sabe medir lo que cuenta, ni más ni menos, y encontrar un final sorprendente y demoledor.

Luiz está obsesionado con varios temas en su obra, los expresa escribiendo, pintando, con música, con pinceladas audiovisuales y obras cada vez más escultóricas, en las que todavía la fotografía es el centro. Su empeño por entender el mundo de una forma global, quizás por su formación científica, resulta evidente en la serie Tempo en la que su reflexión sobre la oxidación, el tiempo, la fragilidad e irreversibilidad discurre entre la muerte y la conexión con el dolor. En este trabajo se propone una apuesta por narrar, a la vez que un intento porque cada pieza tenga una cerrada lectura individual.

Vertidos y Las Cosas son sus trabajos más sinfónicos. Necesitan de una puesta en escena, un complemento musical, incorporan el happening y el audiovisual. Si en anteriores trabajos se salía del papel y del marco, en éstos necesita el espacio expositivo para reflexionar sobre la naturaleza del universo con el que convivimos. Les invito a que lo vean in situ, para dejarse envolver y seducir por la obra de un artista cada día más compleja y sugerente.

 



Por Diana Gort - 10ª Bienal de La Habana

Toda historia está contenida en el lenguaje, 1 en la palabra; esa que nos construye todo un imaginario simbólico en el que existimos: nosotros no hacemos el lenguaje, el lenguaje nos hace a nosotros. 2 Somos en la medida en que se nos nombra, en la medida en que construimos más y mejor el espacio de la narración: el tiempo.

Babilonia, con sus edificios de ladrillo y sus templos que se levantaban como pirámides inconclusas, 3 vio en el lenguaje único un primer paso hacia la dominación del mundo. Una de sus leyendas dice que allí los dioses se asustaban ante la soberbia de los hombres, que los amenazaban hasta en sus casas celestiales. 3 Y es que nuestra relación con el mundo siempre ha sido bipolar. Bueno-malo, feo-bonito, el sujeto y el objeto, nosotros y lo otro, nosotros y las cosas.

Las Cosas. Así se titula la exposición que Luiz Simoes presenta en la 10ma Bienal de La Habana. Nacido en Brasil y nacionalizado español, deja su carrera de biología, para comenzar con la fotografía. Actualmente utiliza diversas técnicas y trabaja en proyectos conceptuales que le llevan años de concepción y de realización y que finalmente tienen una hechura objetual.

Todo lo que hago es una reflexión sobre la existencia, sobre lo frágil e irreversible que es todo. Esta es mi cuestión primordial y está presente en toda mi obra.4 Las Cosas, además, es fruto de los años de viajes del artista y de su empeño por entender el mundo desde una forma global, quizás por su formación científica. 5 En esta serie de cuatro piezas: Plasticosa, Electronicosa, Eva, Adán y las Cosas y ¿Qué cosa?, el artista cuestiona nuestra relevancia en el universo: somos tan arrogantes y homocentristas que creamos a Dios a nuestra imagen y semejanza. 6

Las cosas, es una mirada desde arriba, pero donde se incluye a si mismo, donde Simoes nos ve como pequeños componentes de una gran máquina, como en la obra Electronicosa. Es una narración desde el lenguaje, desde un concepto trabajado por años, de la historia del hombre, que no solo nos remite a Babel como metáfora del homocentrismo sino al conócete a ti mismo que le dijera el oráculo de Delfos a Aristóteles o el Quiénes somos, de dónde venimos y hacia donde vamos de Gauguin.

Las Cosas pregunta por el hombre, el hombre que es también cosa. Desde el momento que nos nombramos, desde el momento que nos preguntamos, somos también objeto, otra cosa entre las cosas. El hombre, ¿Qué cosa?

 

 

 

Por Patricia Züttel - en Hot Art Basel 09, para swissinfo.ch

"10 Tríptics es un proyecto en el cual hablo de la desnudez del pensamiento, del desnudarse intelectualmente, de exponer lo más íntimo que tenemos".

Simoes tiene muy claro su cuestionamiento artístico: la reflexión sobre la existencia. Sobre el título de su obra 'De un polvo vienes y al polvo volverás', explica Simoes a swissinfo:

"De 'un polvo', y no 'del polvo', como es la frase bíblica. En España 'un polvo' es, en lenguaje bastante callejero, el acto sexual. En la imagen izquierda - terracota, barniz acrílico y partículas metálicas sobre tela - represento la tierra, el polvo, del cual todo viene. Sobre ella, represento con acrílica los símbolos químicos de la Tabla Periódica. A la derecha está mi cuerpo, cubierto de barro y partículas metálicas. Entre el polvo del cual venimos y el polvo al cual volveremos está lo grandioso que es la vida, a la vez tanto y tan poco".

Y mientras Luiz describe modesto su espíritu artesano y reflexivo, su inclinación por la biología, su incursión en la fotografía y otras técnicas, una coleccionista irrumpe y me señala emocionada: "Me encanta su obra. ¡Lo llevaré a Shangai!